lunes, 18 de junio de 2012

CALLE SAN DIEGO DE ALCALÁ




(Imagen publicada en el libro "Calles de la Isla")

 Desde sus comienzos esta calle fue llamada San Diego de Alcalá, así aparece en el padrón de fincas isleñas entre los años 1766 y 1832, aunque hubo un periodo en que se sustituyó dicho nombre por el de José Canalejas, que fue asesinado en Madrid, el 12 de noviembre de 1912, cuando se dirigía a un Consejo de Ministros. Destacó en política, y en literatura, y era licenciado en Derecho y Filosofía y Letras. Trabajó también de periodista fundando dos diarios. Perteneció al partido republicano y posteriormente en el Partido Liberal.
Al finalizar la guerra se volvió a cambiar el nombre a la calle, recuperando el de San Diego de Alcalá.




Esta calle comienza en la calle Real y desemboca en la nueva calle Arenal, aunque no siempre fue así, ya que anteriormente sólo llegaba hasta la calle Daoíz, sin llegar hasta la zona del parque, que entones era la Huerta de San Luis.
Al comienzo de la calle, haciendo esquina con Real se encontraba un conocido bar llamado San Diego. 
Uno de los comercios más antiguos de la calle fue el horno de Los Milagros, que se encontraba en la parte baja de una gran casa que se encuentra en muy buen estado después de su restauración. Ésta se encuentra en la esquina con la calle de la Plaza.


 Fachada de cuatro puertas.


Detalle de antiguos llamadores con cabeza de león.


 Calzados Cabrera desde 1929.



En esta foto vemos el edificio en cuyos bajos se encontraba el mencionado Horno de Los Milagros, ahora ocupado por uno de tanto comercios de "chinos".




Fachada de la misma casa que da a la calle San Diego. Es curioso encontrar este tipo de edificación en las calles de esta zona, con esa planta de menor altura entre el piso bajo y el primero. Otro edificio que presenta esta característica es el de la casa del Turco de la que hablaremos cuando entremos en la calle Real, y también encontramos algo similar en las viviendas que rodean la plaza del Rey.



Otra imagen de la calle tomada desde abajo de la esquina con la calle Cayetano del Toro justamente en la acera de la izquierda está el edificio que antiguamente fue la primera posada que no perteneció al Duque de Arcos, era la Posada de Rendón, allá por el año 1813.


En esta foto del güichi de Carlos vemos el edificio donde estuvo ubicada la posada a la que hemos hecho referencia. En la puerta que vemos al frente, entrando por esta calle, estuvo el negocio de Juana la de la cal, una pequeña tienda donde se vendía cal, pero no solo eso, tenía tinajas, cantarillas, sopladores de esparto, pinceles para encalar, escobas de palma, etc...El negocio pertenecía a dos hermanas, Juana e Isabel Aragón Rendón, como vemos el segundo apellido coincide con el nombre de aquella antigua posada.


(Imagen de Google maps de 2009)

En la actualidad el edificio sigue muy bien conservado, se han respetado sus formas, obsérvese la decoración de las ventanas del piso alto. En la planta baja sigue existiendo un negocio, uno de tantos de los que han ido sucediéndose desde que cerró la entrañable tienda de la cal.




En las fachadas de esta calle podemos encontrar algunas que se mantienen con ese sabor antiguo que las hace tan atractivas, mientras que otras han sido restauradas con bastante mal gusto y que no queremos reproducir en las páginas de este blog.


San Diego de Alcalá nació en la localidad sevillana de San Nicolás del Puerto en 1400 y murió en Alcalá de Henares el día 13 de noviembre de 1463, como el mismo predijo. Vistió el hábito franciscano como hermano lego de la Orden de los Frailes Menores de la Observancia.





1 comentario:

  1. Hola, solo una puntualización, las dos hermanas que regentaban el "puesto de la cal", como se le conocía en la isla, se llamaban Ana e Isabel Aragón Rendón, de hecho en el barrio se le conocía como "el puesto de Anita", ambas fallecidas muy recientemente.

    ResponderEliminar