domingo, 3 de junio de 2012

CALLE ROSARIO




Calle Rosario, una de las más concurridas de la ciudad, no sólo por ser la zona comercial del centro, sino porque es una calle peatonal por la que se pasea con tranquilidad.
Durante una época fue llamada Calvo Sotelo aunque todos seguían llamándola Rosario, nombre que ha recuperado en la actualidad y que tuvo en sus comienzos como muchas de las calles de la Isla que fueron llamadas con nombres de santos o relativos a temas religiosos, así fue como a ésta se le llamó Calle del Rosario.
El tramo que vemos en la foto es la parte que conecta con Colón y que llega hasta González Hontoria. 
A mano izquierda vemos Los Almacenes Blanco que a día de hoy continúan prestando sus servicios a la ciudad. En la misma acera, al final del tramo se encontraba un restaurante llamado Patio del Maestro Luis que era famoso por disponer de zonas reservadas y ofrecer una gran variedad de productos de la tierra. A sus puertas los vendedores de mariscos hacían las delicias de los que se acercaban a degustarlos, bocas, camarones, ostiones y cañaillas. 


A mano derecha de la foto, en primer término, vemos el famoso bar llamado Dardanelos, que dejó de funcionar hace muchos años y, cuenta mi padre, que había cola los domingos para comer la carne mechada metida en aceite de oliva cuya fama se había extendido entre los isleños.
A lo largo de la calle, casi todas las platas bajas de las casas han sido comercios de todo tipo, mercerías, bares, venta de telas, electrodomésticos, zapaterías, ultramarinos, joyerías, sastrerías, etc...


Hoy día sigue siendo una importante vía de paso de los ciudadanos que la recorren en las ajetreadas mañanas de compras o las tranquilas tardes de paseo. De los antiguos comercios sólo quedan Almacenes Blanco, que en un principio fue confecciones Rodriguez Tovía, Mercería Aragón, Corsetería Ramírez, Relojería Serván, Pastelería La Nueva Campana, una de las zapaterías de Galán y Confecciones El Siglo, mientras que otros cerraron sus puertas aunque se abrieron a nuevos comercios. Recordemos Casa Valle, Juguetería Lagóstena, El freidor de Prado, Muebles Carlos Bueno y Muebles Cristóbal, El bar Los Caracoles que fue luego Ultramarinos Vicente, Comestibles y bar El Patilludo, que junto al bar de la calle San Rafael El Colmado, servía la mejor manzanilla de Sanlúcar, el Bazar Inglés, de la familia Lara, hermanos de Narciso el de la ferretería de la calle Antonio López,  Joyería Benito, Droguería Inglesa, conocida como la que se quemó, confecciones Los Domínguez y por supuesto el Patio del Maestro Luis cuya foto aparece un poco más adelante.

Fotografía publicada en el periódico El Independiente de Cádiz.

En esta antigua imagen vemos el gran comercio Hijos de Fermín del Valle, que en 1915 estaba en pleno auge, según comenta en su libro "Calles de la Isla", don José Carlos Fernández. Este comercio, que se encuentra haciendo esquina con la calle Murillo,  se modernizó en 1957. A finales de la década de los ochenta aún mantenían su actividad. Hoy día en aquel local hay instalada una perfumería.


Imagen de la pastelería en la actualidad.


Fotografía antigua a las puertas del comercio M.J. Ramírez.


El mismo comercio en la actualidad.


Septiembre de 2016. Fotografía de Ana Busto Aragón.


En septiembre de 2016, Ramírez ha cerrado el negocio tras 114 años de servicio al público. 




Bonita fachada que se encuentra en esta calle, formando esquina con las calles 24 de Septiembre de 1810 y González Hontoria. En la planta baja se encontraba la droguería de Salazar y en la planta alta estuvo unos años la peña de cazadores. También en la planta baja estuvo el Bar Ideal.


Calle Rosario cuando su nombre era Ramón Auñón.

Fotografía de principios del siglo XX, que fue publicada en el diario de Cádiz del Domingo, día 24 de Noviembre de 1996, junto a un artículo de don José María Hurtado sobre la "Ruta del Tapeo". En dicho artículo el escritor isleño hace referencia a algunos bares, ya desaparecidos tanto de esta calle como de otras de la ciudad.
Por ejemplo, hace mención al Patio del Maestro Luis, que aparece en esta foto, en primer término, a la derecha.


Aquí tenemos una antigua foto de la fachada de dicho bar que contaba con algunos reservados, como comentamos anteriormente, en los que se reunían amigos y familiares.


Foto tomada desde la misma esquina, en ella ya se aprecia el cambio que ha sufrido.


En esta imagen vemos que la gran casa que se encontraba en la esquina con la llamada calle "Vidal", donde hubo un consultorio de médicos, allá por la década de los 30 y algo más, después los cierros de la fachada principal desaparecieron para colocar los escaparates de un comercio de electrodomésticos, Créditos Ruca, que estuvo allí muchos años. La casa fue demolida para construir el edificio que podemos ver en la siguiente fotografía.


Esta es la imagen de aquella esquina y el edificio que sustituyó a aquella preciosa casa que poco a poco fue perdiendo parte de su encanto.


Publicidad de Muebles "Carlos Bueno". Observamos que el edificio era de planta baja y primer piso. En la foto actual vemos que tiene un piso más pero que lleva muchos años construido.


Frente al Callejón de Quevedo que sólo tiene salida por la calle Rosario, se encuentra esta fachada modernista, que cuando fue levantada supondría un choque para la vista, y que pasados los años ya ha adquirido ese atractivo toque antiguo. Donde hoy encontramos el Círculo de Artes y Oficios estuvo la tienda de muebles de Carlos Bueno, como hemos podido comprobar en la foto anterior, época en que la calle era denominada Calvo Sotelo como indica el cartel anunciador. A mano izquierda de la foto aún puede verse desde la calle, parte del un gran letrero hecho de azulejos con la publicidad de los muebles, colocado sobre la fachada lateral de una segunda planta que se añadió al edificio.


Parte del cartel de azulejos que hemos comentado.


Magnífica foto del comercio "El Siglo" en las primeras décadas del siglo XX.
Fotografía tomada del archivo del grupo de Facebook Fotos de la Real Villa de la Isla de León.






Tres momentos en la historia de un conocido comercio dedicado al deporte, Deportes Andalucía.



En esta fotografía de la época en que la calle estaba denominada Calvo Sotelo, vemos el Centro Obrero y frente a él la droguería de Salazar. En la esquina de la calle González Hontoria podemos ver la cartelera de los cines que se cambiaba diariamente y el carrillo de chucherías en el que comprábamos muchas de las niñas que pasábamos por allí camino del colegio de Las Carmelitas.


Tres imágenes del Centro Obrero, con bastantes años de diferencia. Hablaremos de su magnífica labor en una entrada de las que dedicaremos a los centros de enseñanza.


Placa situada en la fachada del Centro Obrero.

la Historia de la Isla en sus Placas, blog de Carlos Facio.


Monumento al Cargador, obra de Jesús Vidal González.



Placa con texto de Antonio Salas Sánchez.






La calle Rosario hasta hace pocos años la hemos conocido con el nombre de Calvo Sotelo, pero anteriormente tuvo varios nombres dependiendo siempre de los gobiernos se hallaran en el poder. Comenzó conociéndose como Recaño por estar enclavada en el Caserío de Recaño. A mediados del siglo XVIII ya se conoce con el nombre de Rosario. Entre otros tuvo el nombre de Méndez Nuñez (1866);   Ramón Auñón, que  lo mantuvo desde finales del siglo XIX (1894) hasta el final de la guerra civil,  Blasco Ibáñez "Vicente" en 1931; en   1932 hubo una polémica entre denominarla nuevamente Ramón Auñón y suprimir Blasco Ibáñez, pero ante la falta de acuerdo se quedó con el nombre republicano hasta que en 1936 se aprobó el nombre de Calvo Sotelo que ha mantenido hasta hace pocos años.


 Ramón Luis de Auñón y Villalón fue capitán de navío de la Armada y diputado a Cortes por esta ciudad. Nació en Morón de la Frontera el 26 de agosto de 1844 y murió en Madrid el 19 de mayo de 1925. Fue el VII Marques de Pilares. Político, militar y hombre de letras. En el navío Isabel II, botado en la Carraca el 13 de octubre de 1852, estuvo a las órdenes del comandante Méndez Nuñez. Su carrera militar fue relevante y llegó a ser Ministro de Marina.
Más información sobre el personaje en : Ramón de Auñon y Villalón



Vicente Blasco Ibáñez nació en Valencia el 29 de enero de 1867 y murió en Menton, Francia el 28 de enero de 1928. Era escritor, periodista y político. En 1909 formó un partido independiente en Valencia con el nombre de Partido de Unión Republicana Autonomista.
Se caracterizó por su oposición a la monarquía y sus ideales republicanos. Fundó el diario El Pueblo en 1894. Fue durante sus años más comprometidos con la política cuando escribió sus obras más conocidas, La Barraca, Arroz y Tartana, Flor de Mayo, Entre naranjos, Cañas y barro...


 José Calvo Sotelo nació en Tuy, Pontevedra, el 6 de mayo de 1893. Fue político y jurista , en 1916 sacó las oposiciones de Abogado del Estado. Desempeñó el cargo de Ministro de Hacienda entre 1925 y 1930, con el Gobierno del general Primo de Rivera y ocupó la jefatura de la oposición monárquica durante la II República. Su asesinato, la madrugada del 13 de julio de 1936, fue el preludio de la última guerra civil.

Hoy día la calle ha recuperado su primitivo nombre, el de calle Rosario, el que hemos utilizado los isleños desde siempre ajenos a los cambios que se hicieran por motivos políticos.  




No hay comentarios:

Publicar un comentario