viernes, 1 de junio de 2012

CALLE MURILLO




Calle Murillo

Cierros y ventanas de rejas y aceras de losas de Tarifa. Calzada enchinada típica de aquellos tiempos.
Esta calle que comienza en la pequeña plaza de la Cruz Verde y corre perpendicular a Rosario acaba en la calle San Esteban. Durante algún tiempo se llamó Cruz Verde  y fue en 1874 cuando pasó a denominarse Murillo, nombre del conocido pintor. En el tramo que aparece en esta fotografía, a mano izquierda,  hubo un Cuartel de la Guardia Civil hasta los años setenta. Junto a esta casa cuartel se encontraba el Patio Talla Piedra cuyos terrenos llegaban hasta lo que hoy día es la Plaza de Juan Coello. No era un patio al estilo de los demás de la Isla sino que tenía forma de calle, con aceras y todo ante las viviendas que se situaban a un lado del mismo, mientras que al otro lado tenían las cuadras y cobertizos para las bestias y carruajes. 
Este patio estaba colindando en su parte interior con el Patio Maestro Luis, separado por una tapia y algunas viviendas.



Pasaje donde estuvo la puerta del Patio Talla Piedra, a la izquierda de la foto vemos parte del rótulo que aparece junto al hueco de paso. Hoy día hay una urbanización con dicho nombre.


Rótulo situado donde estuvo el Patio Tallapiedra.


 Interior del Patio Tallapiedra en el año 1983, fotografía publicada en "La Cuestión".


Patio Tallapiedra, foto del Güichi de Carlos.


En esta calle estuvo el Colegio para Párvulos de niños y niñas.




Foto actual tomada desde la pequeña plaza donde desembocan tanto esta calle como Juan de Mariana que veremos en la siguiente entrada de este blog. 
Calzada adoquinada y aceras enlosadas manteniéndose ambas al mismo nivel, como antiguamente.
Aunque es una calle estrecha, tiene un tráfico continuo ya que es la vía de enlace para los vehículos que vienen de la parte de Colón, por Constructora Naval y los que salen  de la parte de la Plaza del Medinaceli, junto a los pisos construidos en terrenos de la antigua Ladrillera , buscando la calle Real a la altura de Capitanía. Eso en estos momentos, porque los cambios de sentido en las calles de la Isla son continuos.



Casa que ha sido restaurada recientemente, situada en el tramo bajo de la calle.



Sencillamente elegante.



En esta imagen antigua vemos que frente a la casa que antes hemos visto restaurada, y que se encontraba en perfectas condiciones, se encontraba el Cuartel de la Guardia Civil.  A la puerta del mismo vemos al que hace guardia. Observamos que la calle, como en la primera foto de esta entrada,  se encontraba empedrada y las aceras de losas de Tarifa.




Al comienzo de la calle, en su acera derecha, aún queda una pequeña carpintería familiar a la que su dueño me permitió hacer estas fotos.


Casa número 3, donde vivió don Isaac Peral. Características típicas de las casas de la isla, fachada simétrica, cornisa, cierros, almenas.



Pequeño rótulo colocado sobre la puerta de entrada a la vivienda.



Placa situada en la fachada de la casa en recuerdo del Teniente de Navío don Isaac Peral.

Información sobre La Historia de la Isla en sus Placas, blog de Carlos Facio.



Original cierro adornado con esculturas de Antonio Mota. Este cierro está en la fachada de la vivienda del artista.



Fotografías nocturnas de Diego Bernal Bugatto.

En la esquina con la calle Rosario estuvo la tienda de comestibles y bar El Patilludo que también hemos comentado en nuestro recorrido por dicha calle.
Y el gran comercio llamado Casa Valle que ofrecía al público una gran variedad de artículos, incluso se podían encontrar los más moderno discos de vinilo de música del momento.
En la acera de enfrente se encontraba la farmacia de Cándido que fue trasladada a la calle Faustino Ruiz, aunque anteriormente en dicho lugar hubo un bar. Y por no dejar sin nombrar la otra esquina que da a la calle Rosario diremos que en ella estuvo el Bazar Inglés de los hermanos Lara, hoy día local de la Óptica Morales.

La calle Murillo fue denominada el dia 25 de abril de 1874.

Citado como Camino o Callejón del Matadero, en el año de 1769. Por encontrase este a espaldas de la primera casa de matanzas y carnicería pública, la cual se localizaba junto al Mesón del Duque.
Cruz o Santa Cruz. Asi conocida, a  mediados Siglo XVIII.
Pastelería.
Cruz; Vulgo Pastelería.
Valcárcel.                                                              06.12.1866
En honor a diversos marinos que combatieron el la batalla naval del callo de Lima (Perú) acontecida el día 02.05.1866.
Cruz Pastelería.
Plata.                                                                     03.05.1873
Cruz Pastelería; hasta el 25.04.1.874.
En su Nº 13, existió el popular “Patio de Talla Piedra”.
En su Nº 3, residió durante su estancia en nuestra Ciudad, el celebre marino e inventor del submarino D. Isaac Peral y Caballero; existiendo una placa alusiva al mismo, que fue descubierta e inaugurada el día 05.05.1980 (Juan José Maruri Niño)



Autorretrato, hacia 1670, óleo sobre lienzo, 122 x 107 cm, Londres, National Gallery

Bartolomé Esteban Murillo (Sevilla1617 – ibíd.3 de abril de 1682) fue un pintor barroco español. Formado en el naturalismo tardío, evolucionó hacia fórmulas propias del barroco pleno con una sensibilidad que a veces anticipa el Rococó en algunas de sus más peculiares e imitadas creaciones iconográficas como la Inmaculada Concepción o el Buen Pastor en figura infantil. Personalidad central de la escuela sevillana, con un elevado número de discípulos y seguidores que llevaron su influencia hasta bien entrado el siglo XVIII, fue también el pintor español mejor conocido y más apreciado fuera de España, el único del que Sandrart incluyó una breve y fabulada biografía en su Academia picturae eruditae de 1683 con el Autorretrato del pintor grabado por Richard Collin. Condicionado por la clientela, en su mayoría formada por eclesiásticos, el grueso de su producción está formado por obras de carácter religioso, pero a diferencia de los restantes grandes maestros españoles de su tiempo cultivó también la pintura de género de forma continuada e independiente.

Bartolomé Esteban Murillo (más información)


1 comentario:

  1. En esta calle viví varios años en el Cuartel de la Guardia Civil, ya que mi padre era un número de la Benemérita. Me trae muy buenos recuerdos de mi infancia. Por cierto todavía existe, creo, el pozo que estaba en el centro del patio del cuartel.

    ResponderEliminar