martes, 11 de septiembre de 2012

PARQUE DE LAS HUERTAS


San Fernando crece y lo que antes eran huertas y carriles de tierra, hoy son nuevas urbanizaciones con todo lo que eso conlleva, carreteras, rotondas, comercios, sucursales de bancos, (esas que no falten), colegios, iglesia, restaurantes, bares, cafeterías, etc... y zonas verdes, afortunadamente han previsto lugares de descanso con arboledas, jardines, fuentes, zonas infantiles. Tenemos varios parques que son relativamente nuevos, el Parque del Oeste, por ejemplo, que cuando se abrió apenas tenía sombra y que los años y la naturaleza han dotado de un paseo realmente agradable, con grandes árboles y zonas de jardines.
El que hoy vamos a visitar es otro de los nuevos parques, éste se encuentra en la zona del Pedroso, entre la calle Compañía de María y la antigua carretera de Camposoto,  El Parque de las Huertas.
Es grande y está muy bien cuidado. 





Es una zona completamente vallada y dispone de varias puertas de acceso. En esta foto vemos la que podríamos considerar la puerta principal, ya que en una de las columnas que están a ambos lados aparece el nombre en un rótulo de cerámica, mientras que en la otra columna hay un listado de las huertas que hubo en los terrenos de la ciudad y una dedicatoria a los hortelanos de las mismas. 



Azulejo con el nombre del parque y decoración de productos del campo.


                                     

De muchas de estas huertas hemos hablado cuando hemos ido recorriendo las distintas calles de la ciudad, por ejemplo, en la calle Cayetano Roldán, hicimos mención de las huertas de Mainé, del Madrileño, de Harito; en la publicación del Parque Almirante Laulhé hablamos de la huerta de Caramé,  o la de Bulpe al final de la calle Sanchez Cerquero. Y seguiremos nombrándolas a medida que sigamos publicando otras zonas.
En este listado de huertas que vemos en la columna, faltan algunas, además de la que yo me he comido al hacer la fotografía, la de Zuazo que aparece la última.



En cuanto al diseño del recinto hay que decir que es espléndido, con numerosas zonas de sombras y muchos bancos para sentarse. 



Cuenta con una pequeña zona infantil bien respetada y sin elementos en mal estado.



Los árboles han sido plantados formando grupos, aunque estos olivos da la impresión de que se encontraban aquí antes de la construcción del lugar.



En ambos lados del recinto se ha hecho un paseo cubierto con arcos de hierro sobre los que las enredaderas comienzan a formar un techo de hojas que promete una magnífica sombra.



En esta imagen puede ya observarse que la hiedra se encuentra llena de vitalidad, cubriendo una buena zona sobre uno de los bancos.



Al fondo del parque fue una grata sorpresa encontrar esta bonita fuente de cinco chorros en la parte de arriba y veintiocho en la de abajo, y que estaba funcionando. A la espalda de esta parte del parque se encuentra la Parroquia de Nuestra Señora de la Oliva, cuya imagen ha estado durante 18 meses en el aula de formación de la Residencia "Dolores Castañeda", para enfermos de Alzheimer. Tras algunos problemas entre la Asociación Virgen de la Oliva y el párroco de la iglesia, y una vez resueltos los mismos, la imagen ha vuelto al templo.



En esta foto vemos un grupo de palmeras que están soportando estoicamente la invasión del escarabajo picudo, que está haciendo estragos entre ellas. Entre las variedades de palmeras que adornan el parque hemos podido ver kentias, canariensis y washingtonias.



Para salvar la pequeña inclinación del terreno se han construido en algunos sitios una escalinatas pero existen zonas de pendiente sin escalones que permiten el paso de sillas de ruedas o carritos de bebés.



Olivar sobre parterre de cesped. El día elegido para hacer las fotografías fue perfecto, el cielo estaba preciosos y la luz de la hora, a media mañana,  permitió unas bellas imágenes.



Saliendo del parque por la parte izquierda según entramos, nos encontramos en la antigua Carretera de Camposoto, aquella que recorrían los soldados para salir a pasear al centro de la ciudad. Entonces no había nada construido en los alrededores ni llegaba el transporte público.
Tras esta vieja fachada se encuentra la Peña de la Inmaculada, no sé que sería en la antigüedad, pero se ve de buena construcción, fabricada con piedras ostioneras y con elaborada decoración sobre los dinteles; aunque debió quedar en estado ruinoso dada la techumbre de uralita que tiene en la actualidad.






2 comentarios:

  1. Realmente es un parque precioso y bien conservado, a mi me encanta, la de fotos que tengo yo hechas de sus buganvillas y jazmines.

    Preciosas las fotos

    Un beso

    Lola

    ResponderEliminar
  2. Pues no conozco este Parque, fíjate. Mira que he pasado "cienes y cienes" de veces, pero no he entrado aún. Y, sí, la verdad es que se ve muy bonito en tus fotos.
    De la Peña Inmaculada lo que sí te puedo decir es que está abierta a todo el mundo, y que se come espléndidamente, y muy económico. He ido varias veces con mis amigos, y puedo corroborrarlo.
    Como siempre, una gran entrada, muy bien documentada.

    ResponderEliminar