jueves, 3 de abril de 2014

AVENIDA DUQUE DE ARCOS




La Avenida Duque de Arcos comienza en la calle Matrona Ana Mariscal y termina en calle García Franco. Su primer tramo es paralelo al último tramo de la calle San Juan de la Cruz. En la imagen podemos ver al frente el comienzo de esta avenida y a la izquierda, tras el bloque de viviendas, vemos parte de la calle San Juan de la Cruz.


A la derecha del primer tramo de la avenida encontramos el Instituto de enseñanza secundaria Jorge Juan, el mismo edificio en el que se encuentra la Escuela Oficial de Idiomas.


Entrada al espacio exterior del Instituto "Jorge Juan".


Puertas de entrada al Instituto Jorge Juan y a la Escuela Oficial de Idiomas.


Rótulo de la Avenida Duque de Arcos.


La Avenida en su tramo de bajada hacia la Avenida Ponce de León. Al llegar a ella encontramos una rotonda tras la que se encuentra el último tramo de la Avenida Duque de Arcos. 


Vista de la Avenida desde la Rotonda situada entre ésta y la Avenida Ponce de León.


En esta imagen vemos la rotonda que distribuye el tráfico que discurre entre la Avenida Ponce de León y la que estamos comentando.



Tras cruzar la Avenida Ponce de León queda un pequeño tramo, último de esta avenida que termina en la calle Gracía Franco como ya indicamos al comienzo de esta entrada. 


Rótulo situado al comienzo de dicho tramo.

La Avenida Duque de Arcos fue denominada oficialmente el día 24 de noviembre de 1988, aunque el 25 de marzo de 1999, se aprobó su prolongación en el tramo innominado que llega hasta la calle San Juan de la Cruz.
En este lugar existió el antiguo Canal y sus Cuevas, que llegaban desde las marismas hasta la parte trasera del Patio Cambiazo, y colindaba con la Huerta de Campos. Durante el asedio francés (1810/1813) hubo un proyecto para construir otro canal, con el nombre de "San Jorge",  en la zona de la Playa de Camposoto.


Antiguo pozo en el camino del Canal.

 Esta calle hace referencia a Don Rodrigo Ponce de León y Ponce de León, que es el mismo personaje que da nombre a la Avenida Ponce de León, muy cercana a ésta, tan próxima que se cruzan. Así que por error existen dos Avenidas dedicadas a la misma persona. La Avenida Ponce de León fue denominada oficialmente el día 25 de septiembre de 1987, un año antes que la del Duque de Arcos. 








Rodrigo Ponce de León y Ponce de León (1493-1530) fue un noble castellano, titulado II marqués de Zahara, I duque de Arcos, I conde de Casares, IX señor de Marchena y VI de Villagarcía.
Fue hijo de Luis Ponce de León, señor de Villagarcía, y de su mujer (y prima) Francisca Ponce de León y Jiménez de la Fuente, III marquesa de Cádiz, IV y última condesa de Arcos.
Fue aliado de su cuñado Pedro Girón y Velasco en la lucha que este mantuvo por heredar el ducado de Medina Sidonia. El rey Fernando II de Aragón fallece el 23 de enero de 1516 y el 6 de febrero firman Juan Téllez Girón, II conde de Ureña, su hijo Pedro Girón y el propio Rodrigo, una confederación de ayuda y mutua protección contra Alonso Pérez de Guzmán y Zúñiga, V duque de Medina Sidonia.1
El marqués de Mondéjar y el I duque de Arcos, Rodrigo Ponce de León, iniciaron en 1523, con el beneplácito del rey Carlos, el estudio táctico para intentar recuperar la fortificación del peñón de Vélez de la Gomera, fruto del cual se conservan distintos planos sobre la situación de la fortaleza y sus defensas con piezas de artillería. Se pretendía usar galeras entoldadas con sacas para evitar las armas arrojadizas, desde las cuales se iniciaría el asalto, pero el peñón resultó inexpugnable, y no sería hasta 1564 cuando se formó una escuadra de 93 galeras que finalmente conquistó esta zona.
Bajo su patronazgo se construyó la iglesia de Nuestra Señora de la O de Rota. Fue alguacil mayor de Sevilla.
Su cuerpo se encuentra enterrado junto con el de su esposa María en la iglesia de San Pedro Mártir, en Marchena, en la bóveda situada bajo el altar mayor del templo, único reducto que se conserva del convento de Santo Domingo, que fundó el propio Rodrigo en 1517. (Wikipedia)

No hay comentarios:

Publicar un comentario