martes, 11 de febrero de 2014

CALLE PÉREZ GALDÓS




La calle Pérez Galdós comienza en la calle Dolores y termina en la calle Almirante Cervera, frente al comienzo de la calle Jardinillo.


La casa nº 7 tiene una bonita fachada con cierros y balcones pero se halla muy deteriorada y en una de sus reparaciones se pusieron azulejos en toda la fachada de la planta baja.


Curva que forma la calle a la altura de la calle San Pedro Apóstol y Callejón de la Soledad.


Parte trasera de la Iglesia Mayor por donde se accede a despachos y otras dependencias de la parroquia. Por aquí se entra a la Cueva donde hasta hace pocos años se podían celebrar banquetes de bodas y otras actividades.



Antigua lápida informativa situada tras la Iglesia Mayor. Era como el servicio de guardia de la Iglesia ya que si un enfermo se hallaba en peligro de muerte había que avisar al sacerdote para que le administrara los santos óleos, el sacramento de la Extremaunción. Después del Concilio Vaticano II se ha cambiado el sentido de este sacramento y ya no solo se da in extremis, sino que se unge a los enfermos para reconfortarlos.
El óleo utilizado en este rito es conocido como óleo de los enfermos, y es bendecido cada año por el obispo en la misa crismal celebrada el Jueves Santo por la mañana.


Vista de la calle que estamos visitando, a la izquierda de la imagen y de la calle San Pedro Apóstol en su comienzo, donde podemos ver el lateral de la casa parroquial que tiene su entrada por la calle Pérez Galdós.


Fachada de la casa parroquial donde se establecieron los primeros Hermanos de la Salle a su llegada a esta ciudad. Aquí estuvieron las Escuelas Cristianas desde el año 1780 y permanecieron en funcionamiento por espacio de 150 años.


Portada de la casa parroquial.


Detalle de los llamadores de la misma.


Casapuerta de la casa parroquial.


Las almenas son de pilar bajo y octogonales. Están  decoradas con copas.


En el nº 43 se encuentra la Iglesia Evangélica EL Buen Pastor. Uno de los templos de esta confesión más antiguos de España.


Azulejo situado en la fachada de la Iglesia.


En la fachada de la casa nº 30, que hace esquina con la calle San Vicente, encontramos otro azulejo religioso dedicado a la Esperanza.


La Esperanza obra de Juan Pérez Bey.


Fachada de la casa nº 38 en la que aparece el azulejo que ponemos en la foto siguiente.


Azulejo de serie del Corazón de Jesús.


Esta fachada nos ha llamado la atención por la forma del herraje de los balcones y el del cierro. Seguramente fue una fachada simétrica en la que se ha abierto la puerta de garaje.


Cierro de la casa nº 59


Doble rótulo situado al final de la calle en la fachada del local que fue un almacén de caramelos, chicles y otras chucherías, y tostadero de frutos secos. Siempre olía a cacahuetes recién tostados. Se llamaba La Llave y era responsable de que popularmente se conociera la calle Almirante Cervera como  la Calle de la Llave.


Foto de la calle Pérez Galdós desde la calle Almirante Cervera, no podemos verla en su totalidad ya que al fondo de la imagen la calle forma una curva hacia la izquierda.

En 1809 aparece citada como Calle del Carmen. 
En 1873 es continuación de la calle Jardinillo formando parte de su prolongación.
En la revisión del callejero de 1874 toma el nombre de San Bernardo.
En esta calle hubo parte del antiguo cementerio parroquial anexo a la Iglesia Mayor Parroquial, suprimido al igual que los demás en el reino de España y en nuestra Real Villa, por la Real Cédula de 3 de abril de 1787, aunque su demolición tuvo lugar en el año 1804.
La denominación de Pérez Galdós se propuso en 1920, y por segunda vez en 1931. 
A pesar de haber sido anulado su nombre en 1936, aún sigue manteniéndose.





 Benito María de los Dolores Pérez Galdós (Las Palmas de Gran Canaria, 10 de mayo de 1843 - Madrid, 4 de enero de 1920), conocido como Benito Pérez Galdós, fue un novelista, dramaturgo y cronista español. Se trata del mayor representante de la novela realista del siglo XIX en España, y uno de los más importantes escritores de la lengua española. (Wikipedia)




1 comentario:

  1. Mis tios regentaron durante un tiempo un bar llamado Bar El Norte en esa calle....Una calle que tenia mucha vida hasta que la población le empezo a coger fobia a todo lo militar.

    ResponderEliminar