lunes, 26 de enero de 2015

CALLE PERDÍZ



La calle Perdíz comienza en la Rotonda Tomás y Valiente y finaliza en la calle Codorniz.

Enlace a la entrada dedicada a la Rotonda Tomás y Valiente


Rótulo de la calle


Esta calle se encuentra dentro del Residencial Alameda.


Vista de la calle mirando hacia su comienzo. Podemos ver parte de la rotonda mencionada y las viviendas del Residencial David.


Imagen de google maps.


La calle Perdiz fue denominada oficialmente el día 28 de mayo de 1998.


Perdices en un pinar de la carretera de Medina.

La perdiz roja (Alectoris rufa) es una especie de ave galliforme de la familia Phasianidae autóctona de Europa sudoccidental. Se extiende por Francia, la península ibérica y el noroeste de Italia, además de Córcega y las Baleares. Se ha naturalizado en el sur del Reino Unido, donde fue introducida como especie cinegética. Es sustituida en el sudeste de Europa por su pariente muy similar, la perdiz griega (Alectoris graeca). Coincide en la parte norte de su área de distribución con la perdiz pardilla (Perdix perdix).
La perdiz roja es un ave principalmente terrestre y sedentaria, que forma bandadas fuera de la temporada de reproducción. Se reproduce en planicies abiertas y montes bajos de clima seco, como las tierras de agricultura de secano y áreas abiertas pedregosas donde anida en el suelo. En general se alimenta de semillas y demás materia vegetal, pero los jóvenes en particular gustan de los insectos como un suplemento proteico esencial. Su reclamo es trisilábico (ka-chu-chu).
Por lo general, la nidada está formada por una cantidad de huevos que oscila entre doce y dieciocho. Los huevos son de un tamaño que se puede considerar como grande si se tiene en cuenta las dimensiones comunes de una hembra de perdiz roja. La forma de los huevos es ovoidea, redon­deada en los dos casquetes, con color de fondo amarillento rojizo salpicado de pequeñas manchas marrones oscuras. Estos huevos son de una notable consistencia, hecho que probablemente se encuentre vinculado con la escasa protección que les brinda el tosco nido en el que son incubados.


No hay comentarios:

Publicar un comentario