sábado, 24 de enero de 2015

CALLE FLAMENCO



La calle Flamenco comienza en la calle Cigüeña y finaliza en la calle Correlimos.


En la imagen vemos un tramo de calle innominado que une la calle Correlimos con la de Flamenco.


Araucaria en un jardín de la zona. Este vial queda dentro de la Urbanización El Soto del Real que tuvo su entrada primitiva por la calle Luis Milena. Hoy día con las nuevas edificaciones que rodean este residencial se puede acceder a sus calles desde muchas otras.



Las dos imágenes anteriores muestran dos pequeñas plazas que se hallan a ambos lados de esta calle que pertenecen a la calle Archibebe.



Vista de la calle desde su comienzo en la esquina con la calle Cigüeña.


Imagen de google maps.

La calle Flamenco fue denominada oficialmente el día 8 de marzo de 1993.


Flamencos en una laguna de Puerto Real.


Zona de salinas


Fotografías tomadas el 19 de marzo de 2104.


Los flamencos mayores (Phoenicopterus) son un género de aves neognatas de la familia Phoenicopteridae. Son aves que se distribuyen tanto por el hemisferio occidental como por el hemisferio oriental: existen 2 especies en América y una en el Viejo Mundo. Tienen cráneo desmognato holorrino, con 16 a 20 vértebras cervicales y pies anisodáctilos.
Se trata de aves muy esbeltas, de entre 80 cm y 1,40 m de largo, con patas larguísimas y cuello largo. El pico es muy característico, y perfectamente adaptado para hurgar en el barro. La mandíbula superior, de menor tamaño que la inferior, es la única móvil. El pico tiene una pronunciada curvatura hacia abajo y está dotado de unas laminillas internas para retener las sustancias alimenticias al filtrar el limo. Los pies tienen cuatro dedos, los tres delanteros unidos por una membrana y el posterior muy pequeño.
Todas las especies son de color rosa más o menos fuerte, desde el rosa claro casi blanco del flamenco europeo (Phoenicopterus roseus), hasta el color salmón del flamenco del Caribe (Phoenicopterus ruber).
Mientras vuelan mantienen el cuello y las patas completamente estirados.
Necesitan grandes extensiones de agua poco profunda, normalmente salina, salobre o alcalina, desde el nivel del rio hasta los 5.000 msnm. Se encuentran en todos los continentes, a excepción de Australia. Los flamencos se alimentan de algas y crustáceos filtrando el limo. Su pico está perfectamente adaptado a separar el limo y el barro de los alimentos de los que se nutren. La estructura laminar del interior del pico y la superficie áspera de la lengua facilitan la tarea.
Hacen los nidos de barro, con forma de tronco de cono, con la cima cóncava, donde ponen un único huevo blanco (a veces dos) que incuban durante unos 30 días. Los flamencos alimentan a sus crías con una “leche” similar a la de las palomas, pero con más grasa y menos proteínas, que es producida por glándulas ubicadas en la zona superior del tracto digestivo. Las crías son alimentadas con este producto durante unos dos meses, hasta que su pico está suficientemente desarrollado para filtrar el alimento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario