domingo, 1 de junio de 2014

CALLE CASTILLO DE OLITE




La calle Castillo de Olite comienza en la calle Héroes de Simancas y no tiene salida. Es casi un callejón terrizo en que los mismos vecinos han ido cubriendo el terreno delantero de sus viviendas como mejor le ha parecido.


Rótulo colocado al comienzo de la calle.


Las viviendas de esta zona no guardan ninguna regla constructiva, cada vecino ha edificado su casa siguiendo sus propias necesidades, ésto hace que la calle vaya cambiando de fisonomía a lo largo de su recorrido siendo en unos puntos más ancha que en otros y formando rincones por el retranqueo de las viviendas.


Algunos se han esmerado en los adornos de la fachada y los balcones, siguiendo su criterio sobre belleza y elegancia.


Es paralela a la Avenida de Pery Junquera pero está a distinto nivel, lo que podría ser peligroso, por eso  se ha colocado la valla que vemos en la imagen. También observamos que parte de la calle sigue sin asfaltar.



El Castillo de Olite fue un buque mercante, botado originalmente con el nombre de Zaandijk en Rótterdam, que fue hundido por una de las baterías de defensa costera de Cartagena en los últimos días de la Guerra Civil Española.

Tras conocerse la sublevación de Cartagena en los últimos días de la Guerra Civil Española y la petición de ayuda de estos sublevados, los militares franquistas organizaron el envío inmediato de tropas a esta ciudad, en cuyo puerto aún estaba atracada la todavía importante flota republicana. Con este fin zarparon desde Castellón y Málaga más de 30 buques entre transportes y buques de guerra, que debían transportar a más de 20 000 hombres con apenas 48 horas de preparación.
Mientras tanto, la 206.ª Brigada Mixta, una unidad de élite de las fuerzas republicanas, había reconquistado Cartagena. Aunque no lo consiguieron a tiempo de evitar la huida el 5 de marzo del grueso de la escuadra republicana con rumbo a Bizerta (Túnez), sí pudieron tomar algunas de la baterías de costa sublevadas y evitar el desembarco.
Los buques del ejército franquista regresaron a sus puntos de partida, excepto el Castillo de Olite, que con la radio averiada, siguió navegando con rumbo a Cartagena, donde fue hundido el 7 de marzo de 1939, por un impacto directo en la santabárbara procedente de uno de los 3 cañones Vickers de 152 mm/50 de la batería de defensa costera de La Parajola. Al mando de la batería que efectuó el disparo que hundió el buque se encontraba el capitán Antonio Martínez Pallarés, militar profesional.
De los 2112 hombres que había a bordo, 1476 murieron, 342 fueron heridos y 294 fueron hechos prisioneros en Fuente Álamo de Murcia, siendo el mayor número de víctimas mortales en el hundimiento de un solo buque en la historia de España.(Wikipedia)


No hay comentarios:

Publicar un comentario