martes, 30 de octubre de 2012

CALLE LA HERRÁN




Fotografía de la calle La Herrán publicada en el libro "Calles de la Isla", de don José Carlos Fernández,  en el año 1989.
La calle comienza frente al número 63 de la calle Real, el Museo Histórico Municipal que se encuentra instalado en un edificio que fue construido como vivienda, pasando hace años a ser una clínica perteneciente a la Empresa Nacional Bazán,  y que conocemos como "Casa Palomo"  por uno de los conserjes que tuvo. La calle termina en la angulación de la calle Murillo.



Fotografía de los años 50 publicada en el libro antes mencionado, donde el autor comenta la presencia del burro de reparto de leche, y la figura del ditero. 




Fotografía tomada  hoy día, en ella podemos apreciar los pocos cambios que ha habido desde la fecha anterior.
Las farolas, que son uno de los elementos que más veces han cambiado, en este caso ha sido para mejorar, ya que las actuales son más bonitas que las anteriores.




Se mantiene el aspecto de las casas de la Isla, en esta foto vemos dos portadas decoradas con chambranas iguales, en la más cercana, con el número 9,  podemos observar los restos de una antigua farola, así como los antiestéticos cableados del servicio de electricidad.


Detalle de la chambrana y resto de la antigua iluminación de las calles.


La casa número 11, una de las dos que hemos comentado en la foto anterior, posee una casapuerta de agradable sabor isleño, con suelo de losas hidráulicas con el mismo diseño que las que vimos en una de las casas en la entrada del "Callejón de Quevedo";  azulejos formando un zócalo y pintura brillante en las paredes son decoraciones muy típicas de principios del siglo pasado.  También sus puertas exteriores son clásicas, pintadas de marrón con cuarterones en beig.



En la acera de los pares, concretamente el 12 y 14 son también casas con portadas gemelas, con puertas de cuarterones y almenas octogonales.



Casapuerta de la casa número 14, con vistosos azulejos sevillanos y suelo de mármol. Puertas de cuarterones pintadas como es tradicional, con llamadores de bronce.



Almenas con pilares en forma de prismas octogonales con ornamento de copa sobre base separada del pilar mediante una cornisa con moldura. 





Hemos encontrado un elemento decorativo que no aparece en otras almenas, entre el pico final del ornamento y la copa aparece una especie de flor de hierro forjado con calados.

Información sobre almenas en : Almenas de San Fernando.



En el número 7 encontramos una ancha puerta donde estuvo durante muchos años "La Tienda de la Herrán", un bar donde se reunían los cargadores de las cofradías de Semana Santa. 



En el número 1 encontramos un edificio cuya fachada principal está en la calle Real, es de dos plantas y entreplanta, como podemos apreciar en esta fotografía. La planta baja está ocupada por el Bar  "Los Gallegos", una institución en la Isla.


Anteriormente esta calle tuvo el nombre de San Gabriel, como se cita en el padrón de fincas isleñas entre los Años de 1759 y 1801, luego se conoció como Nueva, Nueva de San Gabriel y San Gabriel. Fue en el año 1882 cuando se denominó con el nombre actual.
Don José de la Herrán, al que fue la rotulación de esta calle, fue un afamado médico, político conservador y alcalde de San Fernando, ciudad donde nació.
Como alcalde tuvo fama de ser honrado y eficaz, dejando las arcas del ayuntamiento bien saneadas. Mantuvo su puesto hasta su muerte que ocurrió a primeros de mayo del año 1879.
Durante su mandato como alcalde llegó el ferrocarril a nuestra ciudad.
Como facultativo estuvo a la vanguardia durante la epidemia colérica de 1854. Se dice que fue benefactor de los pobres, de los niños, procurándoles escuelas como señal redentiva.






1 comentario:

  1. Una de las pocas calles que aún conserva la arquitectura isleña, que tan de menos echamos en otras zonas que han sido víctimas de la piqueta.
    Esta calle es muy de Semana Santa, creo recordar que son varias las que por allí pasan; y sirve mucho de paso cuando uno se encuentra a la busca y captura de alguna cofradía.
    Calle corta, céntrica, pero tranquila, y con unas fachadas dignas de admirar.

    ResponderEliminar