martes, 16 de octubre de 2012

CALLE CALATRAVA




La calle Calatrava comienza en Colón y termina en la Plaza de José Suárez, la plaza Tetuán.



Esta foto tomada en el mismo sentido que la anterior, nos muestra una calle de aspecto moderno, bien pavimentada y decorada con algunos árboles. Unas viviendas han sido restauradas o construidas con mejor gusto que otras, salta a la vista. 



Desde el comienzo, en la calle Colón hasta su cruce con la calle San Ignacio, se han construido grandes edificios de viviendas en los que sus locales bajos están dedicados a comercios de diferentes tipos. A medida que vamos recorriendo esta calle nos vamos encontrando a la izquierda algunas de las calles que ya hemos comentado, como Profesor Antonio Ramos y San Ignacio, y otras que iremos visitando de aquí en adelante. También visitaremos otras que desembocando desde la derecha terminan aquí su recorrido, como Maestro Portela, conocida como calle Ancha (que ya hemos visitado), o Santa Teresa de Jesús, Jesús de la Misericordia, Mazarredo y Gravina.


(Imagen de internet)

Comienzo de la calle Calatrava, a la izquierda, haciendo esquina con la calle Colón había una pequeña huerta que colindaba con los terrenos de la cerrajería de Visuara. 


(Imagen de internet)

Esta imagen es muy parecida a la anterior, tomada casi desde el mismo lugar pero en ella ya se puede ver el Cine Madariaga que fue construido en el Manchón de Madariaga.


(Imagen de internet)

Lateral del Cine Madariaga y restos del Manchón de Madariaga. A la izquierda se ve la parte trasera del campo de fútbol "Marqués de Varela"


La almena del edificio que hace esquina con Colón, está decorada con una hornacina como la que tuvo la antigua casa que ocupaba este lugar.



Donde estuvo la antigua Plaza de Madariaga, ha quedado una placita más pequeña, rodeada de viviendas de nueva construcción pero con un aspecto similar al de las casa de la Isla, con cierros y balcones.
En la esquina izquierda de la antigua plaza se encontraba una cerrajería artística propiedad de don Francisco Visuara Naranjo. De sus talleres salió la Cruz que se encuentra en la Plaza de la Pastora.



Portada del Patio de Madariaga, del cual no queda nada más que la pilastra que podemos ver en la siguiente fotografía.



El edificio de Madariaga fue el más importante que tuvo la calle, lo único que queda de él es una pilastra que se ha conservado en el muro de una casa de vecinos. En esta fotografía vemos el poco valor que se da en esta ciudad a los recuerdos de nuestra historia.
Al final de la calle Mazarredo se entraba en una gran plaza terriza en la que estuvo la Casa De Madariaga, en la que hubo una fábrica de cristales y posteriormente una casa de vecinos.
Otra denominación que tuvo aquella casa fue de Ahumada. Por sus características arquitectónicas y su emplazamiento, fue destinado a "Ministerio de la Guerra" durante el asedio francés. De 1810 a 1812 el edificio tuvo en su planta baja a la caballería, en la planta alta el Ministerio de la Guerra y desde la azotea se vigilaban los movimientos del Ejército francés.
El nombre de Madariaga lo tomó de su antiguo dueño, Don Juan Antonio de Madariaga, Marqués de Casa Alta, Caballero de Santiago y vecino de Cádiz, que era propietario de numerosos terrenos  en la Isla de León.
Se dice que la portada de dicha casa fue desmontada piedra a piedra para ser colocada en algún lugar de la ciudad, pero nadie sabe que fue de ella.


Interior del Patio de Madariaga.



El edificio que vemos en esta fotografía, a mano izquierda, ocupa los terrenos donde estuvo el Gran Cinema Madariaga, que cerró definitivamente sus instalaciones en 1985. A mano derecha vemos la desembocadura de la calle Maestro Portela, la calle Ancha, sobre la que ya hemos hecho una entrada.



El Gran Cinema Madariaga fue una de las principales atracciones de la ciudad, llegados los calores del verano. Fue construido en lo que fue el "Manchón de Madariaga".


En esta fotografía de 1983, vemos el comienzo del derribo de tan magnífico cine para la construcción de bloques de viviendas que ocuparon todo el terreno de aquel local, desde la calle Calatrava hasta la calle Reyes Católicos en su último tramo, ya en un lateral de la Plaza Madre Teresa de Calcuta, dichas viviendas también tienen entradas por el primer tramo de la calle San Ignacio.



Fotografía editada en el libro de José Carlos Fernández, "Calles de la Isla", en el año 1989.




Llama la atención esta esquina con la calle Méndez Núñez por la columna en piedra que la decora, esta pieza pertenecía a la antigua casa que se encontraba allí situada, aunque entonces dicha columna se encontraba encalada.
En estos momentos, existe un solar en la esquina contraria consecuencia del derribo de una de las antiguas casas. Fotografía tomada desde la calle Méndez Núñez, en sentido a la calle Colón.




La siguiente calle que cruza es Bonifaz, en ella se encuentra el lateral del colegio de Educación Infantil y Primaria "Quintanilla", que tiene su puerta principal por la calle Ruíz Marcet, paralela a la que estamos visitando.
En esta foto vemos parte del patio del colegio.



Esta vez hemos tomado la fotografía mirando hacia la calle Colón, tras recorrer un tramo pasado el patio del colegio Quintanilla, ya en la esquina con la calle Florencio Montojo.



Casi entrando en la Plaza Tetuán hemos encontrado esta vivienda pintada de rojo inglés, con una cenefa decorativa en el castillete.



En esta fotografía nocturna, tomada desde la Plaza Tetuán, vemos la desembocadura de la calle Calatrava.

En cuanto al nombre de la calle tenemos que decir que anteriormente se llamó "Calle de Jesús y de María".


La denominación actual hace referencia a Don José María Calatrava Peinado, nacido en Mérida el 26 de febrero de 1781,y muerto en Madrid en 1874. Fue diputado doceañista por Extremadura y capitán de una compañía de voluntarios distinguidos durante la Guerra de la Independencia. En 1823 fue Ministro de Gracia y Justicia, y en 1836, Presidente del Consejo de Ministros, presidiendo las Cortes en el año 1839, donde se descubrió como un magnífico orador. 


1 comentario:

  1. ¡Cuántas y cuántas veces he cruzado esa calle, camino de La Estación de ferrocarriles!. Una de las calles más largas, me parece, de la Isla.
    Y sí, como dices, es una pena lo poco que se conserva en esta ciudad, y lo mucho que gusta derribar...

    ResponderEliminar