jueves, 31 de octubre de 2013

CALLEJÓN DE LA MARINA Y CALLE RUÍZ DE AHUMADA




El Callejón de la Marina comienza en la calle Juan Sebastián Elcano y termina en la calle Ruíz de Ahumada. 


Es una calle de tramos diferenciados en cuanto a anchura y fisonomía de sus casas. El último tramo es peatonal. El comienzo de la calle es ancho y de edificaciones nuevas en su acera izquierda, mientras a su derecha encontramos una casa con un gran jardín arbolado.


Pasado el primer tramo nos adentramos en una zona estrecha de casas más antiguas provistas de jardín exterior.



Este es el típico patio exterior de las casas de esta zona, en este caso es una vivienda abandonada que está siendo invadida por la vegetación



A partir de esta esquina la calle se estrecha y vemos que unos metros mas adelante aparece la señal de tráfico de prohibición de circular. Es el último tramo de la calle donde se une a la calle Ruíz de Ahumada.


Estrecho paso que comunica esta calle con la calle Estopiñán, llegando a través de ella hasta la calle Magallanes.


 Callejón del Algarrobo en su entrada por el Callejón de la Marina, como dijimos en la entrada dedicada a dicho callejón, éste comienza en la calle Batalla del Ebro.


Azulejo dedicado a Ntra. Sra. del Rocío (Pastora) situado en la fachada de la casa nº 16 de esta calle.


La calle Ruíz de Ahumada comienza en la calle Fray Jerónimo de la Concepción y termina en el Callejón de la Marina.




Único tramo de esta calle al final del cual vemos la terminación del Callejón de la Marina.
La foto está tomada desde la calle Fray Jerónimo de la Concepción.

El Callejón de la Marina fue denominada oficialmente el día 8 de marzo de 1993. Vulgarmente se conoce también como Callejón del Algarrobo por estar practicamente unido al mismo.

(Imagen de Internet)


La calle Ruíz de Ahumada lleva oficialmente el nombre desde el día 30 de enero de 1996 y hace referencia al Teniente de Navío don José Ruíz de Ahumada, afiliado a Falange Española en 1936, participante activo en las reuniones preparatorias de la sublevación militar que tuvieron lugar en la Escuela de Armas Submarinas de Cartagena, según él salvado de ser fusilado por las fuerzas republicanas de Cartagena el 18 de julio de 1936 gracias a la mediación de dos cabos y seis fogoneros. Comandante del Gravina en 1938, a pesar de sus intentos de pasarse al bando sublevado, los cuales evidentemente no llegaron a conocimientos de sus mandos al igual que su condición de falangista, orgulloso saboteador y delator, según relata, de los intereses generales del gobierno legítimo, de las unidades navales republicanas y de los marinos de la Flota. 
Acabada la guerra es salvado de toda responsabilidad republicana por las declaraciones de amigos falangistas y miembros de la Armada.

 Información sacada del blog de don Benito Sacaluga donde se pueden conocer más detalles sobre este personaje.





No hay comentarios:

Publicar un comentario