viernes, 6 de julio de 2012

CALLE FAUSTINO RUIZ




Fotografía de la calle Faustino Ruiz  tomada desde la esquina de la calle Colegio Naval Sacramento.
Anteriormente fue llamada de San Francisco y es así como casi todos la seguimos nombrando.
Este tramo es el que conecta con la calle Real, de donde parte para desembocar en la Avenida Almirante León Herrero.
En la esquina con la calle Real tenía su vivienda don Faustino Ruiz, una gran casa que hoy día y desde hace años se encuentra en estado ruinoso. La escalera que daba acceso a la vivienda contaba con una baranda de madera noble magistralmente trabajada y el patio central estaba decorado con auténticos azulejos sevillanos de gran belleza. 


Detalle de uno de los cierros de la vivienda.


Esquina con la calle Faustino Ruiz. Bajo la casa se encontraba una tienda de ultramarinos llamada El pino, aún se ve en la fachada un azulejo de la misma.


Vista lateral de la vivienda.


Vista de la cúpula del Observatorio de Marina desde esta calle. Los bloques de viviendas que vemos en la foto se construyeron en los terrenos del antiguo Barrero.

                         

El campanario de la iglesia de San Francisco se encuentra al fondo de la misma, lindando con el Patio de San Francisco que comentamos a continuación.


En un principio se trató de una escuela hospiciana de los Padres  Franciscos.  Tras unos años de litigio sobre la pertenencia legal de los terrenos que componían el hospicio-escuela, en 1850 el ayuntamiento consigue el reconocimiento de la posesión del edificio. Sobre sus ruinas renació una segunda escuela de instrucción primaria, a cargo de la Corporación municipal.
El área total del Hospicio y escuela franciscana, con el tiempo se dedicaría a levantar la Iglesia castrense. Su entrada la tenía por el callejón. A su izquierda estuvo la capilla, seguida por un solar;  a continuación la escuela segunda, que daba a un patio comunicante con el Hospicio.



En el año 1852 se vuelve a poner en marcha una escuela pública en las dependencias del Patio de San Francisco que se inauguró el día 9 de Agosto con un Discurso pronunciado por don José María de la Herrán, médico y entregado alcalde. Ese Discurso supone un documento histórico de gran valor., en el que hay una referencia a doña Ana María de Arteaga, la ilustre dama que dotó al pueblo con el convento de Religiosas de la Enseñanza, y con el Hospicio de los Regulares de San Francisco.


Aspecto de la puerta de entrada al patio tal como se encuentra en la actualidad. 


Hoy día se trata de un patio de vecinos al que se accede desde una portada que da a un gran patio central, rodeado de pilares con arco que dan forma al claustro. 



Varias viviendas tienen su entrada y algunas ventanas bajo los soportales. En la esquina trasera hay una escalera para acceder al primer piso que sería construido con posterioridad.


Techumbre formada por vigas de madera que cargan sobre el grupo de pilares y arcos.


En primer plano uno de los arcos de tipo Carpanel. 



Dos pozos ocupan el centro del patio donde anteriormente hubo un aljibe que recogía las aguas de lluvia, según dicen los historiadores locales: "El Hospicio de planta única, disponía de cuatro celdas (en el muro del presbiterio); otras cinco miraban a la huerta de las monjas de la Enseñanza; tres más a la propia huerta de los franciscos; y en el cuarto muro se acoplaban la cocina, refectorio y Sala de profundis. Se disponía en el centro un aljibe."



Foto de la puerta de entrada al patio tomada desde el claustro. Observamos sencillez en cuanto a ornamentación, con un zócalo pintado y suelo de losas de tarifa.


Este hueco de puerta da paso al Patio de San Francisco cuya entrada se encuentra a mano derecha. Tras la construcción de la Iglesia y la urbanización de esta calle, la antigua puerta de acceso al patio quedó retranqueado.


En el segundo y último tramo de la calle toda la acera de la derecha colinda con las casas de Santa Bárbara, quedando éstas rodeadas por el muro que vemos en la foto.


El isleño Faustino Ruíz González, nacido el 1 de febrero de 1900, con tan sólo 14 años de edad obtuvo con el número 1 la plaza de aspirante del Cuerpo General de la Armada, ingresando en la Escuela General Militar el día 2 de enero de 1915.
Durante la guerra entre españoles de la década de los años treinta del siglo XX, ocupó, entre otros destinos, director de tiro del crucero “Canarias” y comandante del crucero auxiliar “Mar Cantábrico”. Al finalizar la contienda en el año 1939 obtenía el empleo de capitán de navío, desempeñó los cargos de comandante del crucero “Almirante Cervera”, director de la escuela naval de Soller, director de la escuela de suboficiales y otros.
 


Fue Gobernador militar de los territorios españoles del Golfo de Guinea durante trece años (1949- 1962), donde desarrolló una destacada labor. De regreso a la península, fue nombrado comandante general de la flota, y después Capitán General del Departamento Marítimo de Cartagena. Destaca las condecoraciones nacionales y extranjeras que se hallaba en posición de ellas entre las que contaba con las grandes cruces de la Orden del Mérito Naval, Mérito Militar, Mérito Aeronáutico, Mérito Civil y de San Hermenegildo, medalla de oro del Tiro Naval; oficial del águila de Prusia, oficial del águila Romana, Caballero de San Mauricio y San Lázaro de Italia, tres cruces de guerra y muchas más.



El día 1 de septiembre de 1969 ocurrió el fallecimiento del Almirante cuando residía en su tierra natal. El acto del sepelio tuvo lugar en la vaticana de San Francisco y constituyó una manifestación de pesar por la pérdida del cañaílla. El Ayuntamiento le nombró “Hijo Predilecto de la Ciudad” y en el nomenclator le dedicó una calle que, en un principio se rotuló como “Faustino Ruíz González” la calle donde entonces se ubicaba el cine de verano “Carraca” que hoy se denomina Cofradía del Huerto. Posteriormente, al abrirse la calle dónde se encontraba los patios de vecinos de “El Pino” y de “San Francisco” junto a la Parroquia del mismo nombre, se rotuló nuevamente ésta calle dedicada al Almirante.





3 comentarios:

  1. DESPUÉS DE DARME UN PASEO ES COMO SÍ HUBIESE ESTADO HAY. GRACIAS

    ResponderEliminar
  2. Hoy he descubierto esta pagina, yo viví en el patio San Francisco en el que ya no existe, el que estaba pegado a la cancela de la huerta de Manolina que así era como la conocíamos, Uffffff que de recuerdos, allí pase parte de mi niñez. Muchas gracias Leonor me has hecho retroceder en el tiempo

    ResponderEliminar
  3. Yo vivi en el patio San francisco y de pequeño fui ala escuela que avia en el callejón se entraba por la calle real marche pequeño tengo buenos recuerdos.

    ResponderEliminar