miércoles, 5 de diciembre de 2012

CALLE FERROL DEL CAUDILLO, MARQUÉS DE LA VICTORIA, CARTAGENA Y CÁDIZ




Como ya comentamos en la entrada anterior, en la parte baja de la calle Bonifaz fueron construidos los bloques del Patronato de Viviendas de la Armada que forman cuatro calles. Esta fotografía es la correspondiente a la primera de ellas, la calle Ferrol del Caudillo que como podemos ver no tiene salida al fondo.



Rótulo de la segunda calle que encontramos entre las viviendas militares, la calle Marqués de la Victoria.


Esta calle es la única que se abrió para conectar con la calle Hernán Cortés, como vemos al fondo.



Es además la más larga de todas porque atraviesa la calle Bonifaz y pasa por la parte de arriba de la Plaza del Merendero, terminando en Florencio Montojo.



La siguiente es la calle Cartagena, también sin salida como ya hemos comentado.



La última es la calle Cádiz con la que acaban los bloques de la Armada.

Tres de estas calles hacen referencia a los tres Departamentos Marítimos Españoles. La cuarta de ellas está dedicada a don Juan José de Navarro Viana y Búfalo, Marqués de la Victoria. Primer capitán general de la Real Armada Española. 
Nació en Mesina el 30 de noviembre de 1678 y murió en la Isla de León el 5 de febrero de 1772.
Gracias a unos escritos suyos sabemos que estudió humanidades, filosofía y matemáticas con eminentes profesores napolitanos. Posteriormente pasó al Tercio Viejo del Mar de Nápoles en el que servía su padre.



En 1717 fue ascendido a Alférez y se le encargó la enseñanza de matemáticas y formación militar de las milicias. De todo ésto tenía buena práctica pues en esa época ya había estado en cuatro batallas campales (son aquellas en las que ambos ejércitos eligen luchar en una determinada localización y en un momento determinado, teniendo cada uno la opción de abandonar antes de la batalla o tras el primer choque armado), dos en Milán y dos de las más decisivas en España, en siete sitios y más de cuarenta acciones de guerra.
Se dedicó a la literatura profesional, publicando numerosos tratados de navegación, maniobras, señales, geografía y matemáticas.
Por su labor al frente de la escuadra española, el rey le promovió al empleo de Teniente General y le confirió el título de Marqués de la Victoria.
En 1748 desembarcó para hacerse cargo del Departamento Marítimo como comandante general.
El 15 de marzo de 1750 fue nombrado capitán general del Departamento Marítimo de Cádiz y director general de la Armada.
La última campaña del marqués de la victoria, ya casi octogenario, fue la que hizo con una escuadra de nueve navíos, para llevar a la infanta María Luisa a celebrar su matrimonio con el archiduque Leopoldo, que luego ocupó el trono imperial, trayendo al regreso a la princesa María Luisa de Parma que ocuparía el trono de España.




No hay comentarios:

Publicar un comentario