domingo, 2 de abril de 2017

SENDERO EL CARRASCÓN III ZAPORITO-BATERÍA DE SAN JUDAS



Comenzamos el recorrido del sendero por el mismo punto que lo hemos hecho en las entradas anteriores, Sendero el Carrascón y Sendero el Carrascón II Zaporito-Gallinera, junto al Caño de Zaporito.


Hoy hemos encontrado la marea bajante. La pleamar había sido a las 7.52 h y la bajamar sería a las 13.51 h (más o menos a la hora que abandonábamos la zona tras regresar de la Batería de San Judas).


El primer tramo que recorremos es el mismo que otras veces hasta llegar al Puente de Lavaera.


Esta vez, como los caños tenían suficiente agua hemos podido observar a los piragüistas que recorrían el Caño del Carrascón.


Llegamos al Puente de Lavaera y lo cruzamos.


Diente de León. 


Un lujo tener este Parque Natural a unos minutos del centro de la ciudad. 


Las garcetas en época de reproducción presentan largas plumas filamentosas sobre la cabeza, dorso y pecho. Aunque se ven muchas en esta zona no nidifican aquí, lo hacen en lagunas cercanas. 


Pasado el Puente de Lavaera seguimos el sendero de frente siguiendo la línea del tendido eléctrico.


Espigas de gramíneas silvestres.


Una de las aves más difíciles de fotografiar es la que vemos en la imagen porque no suele quedarse quieta, incluso su vuelo es imposible de plasmar porque se desplaza dando saltos. Parece ser un Mosquitero común. 



Gramíneas silvestres.





 Chumberas.




La naturaleza abriéndose paso. Carduus argemone.


Jaramago


A la izquierda del sendero hay una zona de panales.


Redes cubriendo los esteros para evitar que las aves pesquen (¿o será por los pájaros?)



En esta zona, ya al lado de la Batería de San Judas, hay un brazo del Caño de Sancti Petri que se adentra hasta una especie de embarcadero.



Batería de San Judas.


Compuerta cerrada.



Patera.



Santabárbara de la Batería de San Judas.


La batería de San Judas era una batería de costas, artillada con ocho piezas, cuatro de a 24, y cuatro de a 12, lo cual quiere decir que disparaban balas de unos 12 kilos y podían llegar a una distancia de tres kilómetros. Los cañones pesaban unos 2.700 kg unidos al soporte de madera con ruedas para el manejo y posicionamiento de los mismos. De todo el conjunto solo queda la santabárbara o polvorín en un estado medio de conservación, del resto solo quedan vestigios, un trozo del muro central, el fondo de tres tinajas que almacenaban el agua potable, y poco más. Después de la guerra con los franceses este lugar se usó como embarcadero, y muchas de las piedras ostioneras de sus muros se utilizaron para otras construcciones. El polvorín se usó por empresas salineras y al lado del mismo se construyeron unos abrevaderos para los burros salineros. 


Interior de la santabárbara donde se almacenaban las balas de los cañones, pólvora, mechas y resto de munición de fusiles que en aquella época eran de avancarga con sistema de pedernal.
El polvorín ha soportado sin derribarse gracias a su cubierta abovedada.


Abrevaderos para los burros de carga.




Restos de muros de la batería.


Restos del muro del patio central y fondos de las tinajas para agua potable.



Plano de la época de la Batería de San Judas, con dos alzados. La batería defendía, además de la entrada a la Isla de León por el Caño de Sancti Petri, el Caño de Chiclana, apoyándose en las baterías de San Pedro y de los Ángeles.




Cañones usados en la batería de San Judas.


Andarríos chico.


Brazo del Caño de Sancti Petri que se adentra junto al Polvorín de la Batería de San Judas.


Parte trasera del polvorín.


Jacinto comoso o hierba del querer o nazareno (Leopoldia comosa).


Cangrejos violinistas, bocas de la Isla.






Conchas de ostiones.


Crassostrea es un género de moluscos bivalvos de la familia Ostreidae conocidos vulgarmente como ostiones, estrechamente emparentados con las ostras. Son ampliamente aprovechados por el hombre como alimento por su alto valor nutritivo y debido a la facilidad con que se obtiene y los múltiples métodos para lograrlo, desde la captura a mano, hasta grandes cultivos ostrícolas.
El ostión se distingue por presentar una concha de forma irregular y asimétrica, cuya cara exterior es áspera y oscura, contrastando con la interior, que presenta una superficie lisa gracias a que el carbonato de calcio se transforma en una sustancia iridiscente llamada nácar.(Wikipedia)


Flamencos emprendiendo el vuelo.


Estero.


Compuerta.


Cardo almizclero (Carduus nutans)


Verdolaga marina.



La garceta común tiene las patas negras y los pies amarillos.


La garceta común vuela con el cuello en "s".



Margaritas.


Garza real, al igual que la garceta mantiene el cuello en "s" durante el vuelo.


Las torres del tendido eléctrico nos van indicando el camino a seguir para llegar a la zona del Polvorín.



Conjunto de Jopo amarillo.



Andarríos chico.


El andarríos chico vuela cerca siempre de la tierra y sus colores le camuflan perfectamente con el entorno. No hay marcadas diferencias entre el plumaje de los machos y las hembras.


El andarríos chico(Actitis hypoleucos) es una especie pequeña limícola parecida al correlimos común cuando se observa de lejos. El nombre le viene dado por su comportamiento al caminar, mientras otros limícolas corren, este se limita a pasear.


Garceta común en el Caño Zaporito.


La última foto la hacemos en aguas del Molino del Zaporito.


Recorrido desde Zaporito a la Batería de San Judas. Este camino es más corto que por la "vuelta de afuera", pero el paso está restringido poco después de cruzar el Puente de Lavaera. Hemos marcado en verde el recorrido por la "vuelta de afuera". 


Brazo del Caño de Sancti Petri. Marcado el Polvorín de San Judas.


2 comentarios:

  1. Qué gran trabajo.
    Una auténtica maravilla.
    Un reportaje que enamora y que hay que agradecer.

    ResponderEliminar
  2. Pues como siempre, Leonor, una extraordinaria entrada...

    ResponderEliminar