lunes, 28 de abril de 2014

CALLE ESCOPETEROS SALINEROS, CALLE VOLUNTARIOS REALISTAS Y CALLE MARQUÉS DE VILLAVICENCIO



La calle Escopeteros Salineros comienza en la Rotonda de Felipe V que se encuentra en la calle real junto a la Avenida Ponce de León, y termina en la calle Luis Milena, a la altura de la Rotonda Ingeniero Antonio Prat.


En la acera de la derecha de esta calle se encuentra un aparcamiento en superficie con el nº 27, denominado Las Palmeras.


Rótulo de la calle situado al comienzo de la misma.


Imagen del comienzo de la calle junto a la Rotonda Felipe V. Al frente vemos la Avenida Ponce de León.


Vista del tramo completo de esta calle.


Esta calle fue oficialmente denominada el día 28 de noviembre de 2002.


Dibujo de José María Roda.

El nombre hace referencia a las Compañías  de Escopeteros de las Salinas que fueron una de las fuerzas autóctonas de la Isla durante el asedio francés en la Guerra de la Independencia.
Su formación se debió a Don Cristóbal Sanchez de la Campa, propietario de tres de las veintidós salinas del término. El Duque de Alburquerque ordenó que se le suministrara armamento a las gentes de las salinas. Veía en éstas por su acomodamiento al terreno pantanoso, la mejor medida de vigilancia que se podía lograr. El Ayuntamiento no podía facilitar este modesto armamento solicitado, pero publicó un bando para que los vecinos de la Isla, remediasen la carencia municipal.
Así fue como fueron armados los salineros y repartidos en despliegue estratégico por toda la zona. 




La calle Voluntarios Realistas comienza en la Rotonda Ingeniero Antonio Prat y termina en la calle Marqués de Villavicencio.


Rotonda Ingeniero Antonio Prat , a la derecha de la imagen tenemos el comienzo de la calle que estamos comentando.


Rótulo de la calle situado al final de la misma.

Esta calle fue oficialmente denominada el día 28 de febrero de 2002.




Lámina tomada de: www.alabarda.net

Hace referencia a los hombres del Regimiento de Infantería de Línea Voluntarios de la Isla de León.

Edicto del 15 de octubre de 1808.



La Junta de Gobierno de esta Villa, cumpliendo con las Superiores órdenes de la Suprema, con que se halla, y de que ha dado noticia al Público, ha acordado el establecimiento del Cuerpo de Milicias Urbanas Honradas de esta Villa, mandando formar para defensa y custodia de esta Población; y para ello ha decretado; que teniendo esta Junta de Gobierno por su presidente al Excelentísimo Señor Comandante General de Marina de este Departamento y vocal honorario de la Suprema Don Juan Joaquín Moreno, ha creído no había otra persona de más dignidad y carácter para el empleo de Coronel y Comandante General del Cuerpo de Milicias Urbanas Honradas y en su consecuencia ha hecho elección de S.E. para este encargo, que se ha servido aceptar; y ha nombrado S.E. por Teniente Coronel al señor Don Ignacio de Olaeta, Brigadier de la Real Armada y por Sargento Mayor al Capitán de Fragata Don Joseph del Camino. Este cuerpo usará el uniforme siguiente: Chaqueta o casaca corta y pantalón de paño pardo; solapa, cuello y vuelta de paño azul celeste; vivo y botón blanco: sombrero redondo de copa alta, con escarapela y mazorquilla Roja y chapa plateada al frente con la inscripción entre dos palmas enlazadas con una corona de, “DEFENSORES DE LA REAL ISLA DE LEON POR FERNANDO VII”: canana con su pendiente para Bayoneta. Toda persona que se haya ofrecido a vestirse de su cuenta, podrá desde luego ejecutarlo y usar el uniforme desde el día de la publicación de este edicto.

Y para que llegue a noticia de todos se manda publicar el presente en la Real Isla de León 15 de Octubre de 1808. 

Bartolomé Canle Gómez  

( información obtenida en www.guardiasalinera.com/miliciasurbanas.htm)






La calle Marqués de Villavicencio comienza en la calle peatonal Conde de la Marquina y termina en Voluntarios Realistas.

La mayor parte de su recorrido está ocupada por el edificio de la Atlántida, Centro Comercial que tiene entrada también por la calle José Ramos Borrero. Y en la otra acera se encuentra ocupada por un aparcamiento en superficie. 

Esta calle fue denominada oficialmente el día 8 de marzo de 1993.

Hace referencia al Marqués de Villavicencio, un comerciante afincado en Cádiz  dueño de uno de los caseríos que poblaron los terrenos de la Isla. En el mapa de Fray Gerónimo de la Concepción del año 1660, aparece cercano al de Albenda y a los Olivares de Recaño.




CALLE LUIS MILENA




La calle Luis Milena tiene su comienzo en la calle Santo Entierro y finaliza en la Rotonda V. Gómez Pablo, o rotonda de la Ardila.


Rótulo de la calle situado al comienzo de la misma.


Imagen tomada desde el principio de la calle, al fondo podemos ver la curva que hace al llegar a la Rotonda Ingeniero Antonio Prat, tras la cual sigue su recorrido cambiando de dirección.


Vista del primer  tramo de la calle tomando la  foto desde la esquina de la calle Albenda, que se encuentra a la derecha de la imagen.


Fotografía tomada desde las proximidades a la Rotonda Ingeniero Antonio Prat.


Rotonda Ingeniero Antonio Prat desde la calle Escopeteros Salineros, ésta   se encuentra a la derecha de Luis Milena al llegar a dicha rotonda.


Comienzo del recorrido de la calle cambiando de dirección tras cruzar la rotonda ya mencionada. La fisonomía de este tramo es muy diferente al anterior ya que sus edificaciones son todas chalets con zonas de jardines en sus alrededores.



En uno de estos chalets se encuentra la Guardería El Jardín, hace años hubo otra guardería llamada el Trastero que tenía entrada por esta calle y por la calle Real.


Hoy día es una calle bastante transitada ya que mucho del tráfico que antes cogía la calle Real, lo que llamábamos la "cuesta de la Ardila", ahora toma esta calle a consecuencia de las obras del tranvía.


Casi todas las edificaciones de esta calle son de bonito aspecto, especialmente por estar rodeadas de vegetación. Esta casa con el nº 20 nos ha llamado la atención por su estilo árabe.


Detalle de la portada del chalet "El Arabi" (con el artículo castellanizado).


Casi al final de la calle encontramos este chalet que parece de construcción más antigua que los anteriores.


A principios de la década de los noventa del pasado siglo se edificaron las viviendas de la Urbanización Soto del Real, con estas construcciones empezaban a perderse las huertas que quedaban por la zona de Camposoto que hoy día apenas quedan. Las construcciones van ocupando toda la parte izquierda de la carretera que va a la Playa de Camposoto, llegando casi hasta los Acuartelamientos del mismo nombre.


Paseo interior de la Urbanización Soto del Real.


Desde este punto del último tramo de la calle ya podemos ver el monumento situado en el centro de la Rotonda Gómez Pablo, la fuente de las Comunicaciones.


La demolición de algunas casas antiguas en esta zona han dejado al descubierto un extenso solar que da también a la calle Real.


Vista de la calle en sentido contrario a su numeración.


Fachada de la casa nº 59 que tiene colocado un azulejo religioso en su primera planta.


Azulejo dedicado a Ntra. Sra. de la Piedad.


Final de la calle en la Rotonda de la Ardila.


Vista de parte del recorrido de la calle desde el final de la misma.


Al final de la acera de la izquierda encontramos el Restaurante Los Tarantos.



El nombre de esta calle fue oficialmente aprobado el día 5 de junio de 1970.

Vulgarmente ha sido conocida como calle de La Salud o de las Chozas.
También como calle de los Santos o de Ntra. Sra. de los Santos, como aparece citada en el padrón de fincas isleñas entre los años 1778/1819. En estos años también se cita como de La Salud.
Desde comienzos del siglo XIX hasta mediados del mismo es citada como Arrabal de las Chozas. En el nº 10 existió el popular Patio de las Chozas.
En sus aledaños estuvo la desaparecida Capilla de la Salud, construida para dar servicio religioso al Barrio de las Chozas que fue conocido desde la mitad del siglo XVIII, siendo una aglomeración de casuchas habitadas por hortelanos y pescadores. La fecha de la construcción de la citada capilla parece ser el año 1792, bendecida con el nombre de Capilla de Ntra. Sra. de la Salud y Santo Entierro de Cristo. En el año 1842 se inicia su demolición por el mal estado en que se encontraba y sus piedras fueron empleadas en la reconstrucción de otros templos isleños como, la Iglesia del Cristo Viejo y la Pastora. Las imágenes veneradas en dicha capilla se conservan en la Iglesia Conventual del Carmen. 
Los terrenos fueron cedidos por don Manuel Rodríguez de Alburquerque, y el sacerdote que promovió el levantamiento de dicha capilla fue don Santiago Parodi, conocido como don Jácome.

El nombre de la calle hace referencia a Luis Milena, personaje que sirvió a la dictadura como otros personajes que son recordados en algunas calles isleñas. Son muchos los que piden que sean sustituidos ya que fueron afectos a la represión.




domingo, 27 de abril de 2014

ROTONDA INGENIERO ANTONIO PRAT



La rotonda Ingeniero Antonio Prat se encuentra distribuyendo el tráfico que le llega desde las calle Luis Milena, Voluntarios Realistas, Escopeteros Salineros y Carretera de Camposoto


Rótulo de la rotonda.


Vista de la rotonda desde el tramo de calle Luis Milena que la cruza.


A la derecha de la imagen vemos parte de la calle Voluntarios Realistas y al fondo a la izquierda, la calle Luis Milena que continúa una vez pasada la rotonda por la derecha hasta llegar al final de su recorrido.

Esta rotonda fue oficialmente denominada el día 24 de noviembre de 2002.

Antonio Prat (1769 - ?) fue un ingeniero militar y arquitecto español. Trabajó en el cuerpo de Ingenieros de la Marina Española y realizó algunas obras de ingeniería militar y civil en Cádiz. Conocido por haber reformado la iglesia del Colegio de doña María de Aragón en Madrid para que acogiese las segundas sesiones de las Cortes que se celebraron en Madrid.
Hijo del arquitecto catalán José Prat. Los primeros estudios los finalizó en la ciudad de Barcelona, ingresando joven en la Academia militar, donde siguió los estudios matemáticos necesarios para ingresar en el Cuerpo de Ingenieros. Desarrolla trabajos arquitectónicos, acompañando a su padre, en la ciudad de Cádiz. Continua su formación en la Academia de Guardias Marinas de la Real Isla de León, donde destaca en sus habilidades para el diseño arquitectónico. El 10 de julio de 1790 obtiene el grado de alférez de Fragata de la Real Armada Española. El marqués de Ureña le encarga en 1793 la dirección de la obra del Real Observatorio Astronómico de la Isla de León, Durante la Guerra de Independencia se encargó de la fortificación de la Real Isla de León en Cádiz. Tras la guerra él acondicionó el Teatro Cómico  de la Isla de León en Cádiz como salón de las Cortes. A partir de 1814 es destinado a Madrid donde realiza diversas obras arquitectónicas y de rehabilitación. Una de sus primeras misiones fue la elección y preparación del edificio que había de servir en la capital para la reunión de las Cortes, siendo el elegido Colegio de doña María de Aragón junto al Palacio Real. (Wikipedia)





CALLE MARQUÉS DE RECAÑO Y CALLE CONDE DE LA MARQUINA




La calle Marqués de Recaño comienza en la calle Voluntarios Realistas y termina en la Avenida de la Constitución de 1978.


Es un lugar agradable, con mucha zona verde y viviendas unifamiliares en toda su acera derecha.


Rótulo de la calle al comienzo de la misma.


En el lado izquierdo de la calle se encuentra otro de los aparcamientos en superficie, el nº 36.


Cartel del aparcamiento Marqués de Recaño.


Junto a las calles Marqués de Recaño y Voluntarios Realistas se halla una zona de descanso y recreativa. Al fondo de esta imagen, tras la zona infantil,  queda el final de la calle peatonal Conde de la Marquina que comienza en José Ramos Borrero y termina en Marqués de Recaño.


Zona peatonal donde se unen las calles Marqués de Recaño y Conde de la Marquina.


Desde este punto de la calle Marqués de Recaño podemos ver el recorrido de la calle Marqués de Villavicencio, tras el aparcamiento que vemos al fondo.


Imagen de la zona central de la calle.


Vista de la calle desde la zona cercana a su finalización.


A la derecha de la imagen podemos ver un trozo de calle por el que se accede al aparcamiento que se halla delante de los bloques de viviendas que vemos a la derecha.


Escalinatas de acceso a la zona del aparcamiento en superficie Marqués de Recaño desde la Avenida de la Constitución de 1978.


Tras los bloques de viviendas que vimos a la izquierda de la calle, queda esta plaza sin nombre, que pertenece a la misma calle según nos informan vecinos de la misma, cuya correspondencia llega con la dirección de Marqués de Recaño.


Vista del centro de la plaza.


Un cartel informativo nos indica que estamos en la Urbanización Salvatierra y que los jardines son  de propiedad privada.


A un nivel más bajo encontramos otra pequeña plaza.


En la parte baja de la misma se encuentra un paso peatonal que une esta zona con la Avenida de la Constitución de 1978.


En esta imagen vemos el paso peatonal que cruza bajo los bloques de viviendas permitiendo el acceso desde la Avenida de la Constitución.

La denominación de esta calle fue oficialmente aprobada el día 24 de noviembre de 1988.

El nombre hace referencia al Marqués de Recaño, personaje del que ya hablamos en la entrada dedicada a la calle Galeón donde encontramos la AVV Los Olivos de Recaño.
Bernardo Recaño, Marqués de la Casa-Recaño, fue uno de los comerciantes genoveses que se afincaron en Cádiz por su estratégica situación para los negocios con América. Su Casa-Palacio es hoy día el Conservatorio de Música de Cádiz, y la torre vigía de dicha casa es la conocida y muy visitada Torre Tavira.
Estos comerciantes solían comprar grandes haciendas en las poblaciones de los alrededores.

Torre de Tavira o de Recaño.  Blog Albinas del Atlántico.



La calle Conde de la Marquina comienza en José Ramos Borrero y termina en la calle Marqués de Recaño


Rótulo de la calle situado al comienzo de la misma.


Parte de esta calle que queda a un lateral del Centro Comercial de la Atlántida.


 Es una calle peatonal formada en una parte de su recorrido por unas escalinatas de amplios y bajos peldaños. Al llegar al punto que aparece en la imagen ya recorre terreno llano sorteando una zona terriza que quedan en su trayectoria.


Rótulo situado al final de la calle.

La calle Conde de la Marquina fue oficialmente aprobada el día 8 de marzo de 1993.



El nombre de la calle hace referencia a don Andrés del Alcázar y Zúñiga, I Conde de la Marquina, título creado para él por el rey Carlos II en 1693.
La Marquina era una finca situada en la Isla de León.